ACEITE DE OLIVA VIRGEN

Olea europaea, comúnmente denominado olivo, es un árbol de copa ancha, tronco y grueso que puede alcanzar los 15 m de altura, aunque cultivado se poda para reducir su altura y que sea más accesible el fruto, la oliva, de la que se extrae el aceite, de color amarillo verdoso.

Beneficios: El aceite de oliva está compuesto principalmente por triglicéridos1 de ácido graso oleico (56-85%) y en menor medida de ácido graso palmítico (7.5-20%), linoleico (3.5-20%), esteárico, pamitoleico, linolénico, araquídico y behénico. Además, también contiene pequeñas cantidades de ácidos grasos libres, colorantes, vitaminas liposolubles, ceras, etc.

Como ingredientes cosméticos, el aceite de oliva presenta distintas aplicaciones:

-Fase oleosa de cremas y emulsiones: Su contenido en triglicéridos de ácidos grasos es ideal para servir de base de formulaciones cosméticas de textura rica y cremosa.

-Solubilización y estabilización de ingredientes liposolubles: Su carácter lipófilo ayuda a la disolución, dispersión y estabilización de ingredientes liposolubles, como muchos de los principios activos que se utilizan en cosmética.

-Protección e hidratación: Forma una película semipermeable sobre la piel que la protege de factores externos y reduce la evaporación de agua aumentando la hidratación de la piel.

-Flexibilidad: Suaviza y flexibiliza la piel, dándole un aspecto más suave y liso.

-Antioxidante: El aceite de oliva virgen, contiene oleuropeína, un glucósido esterificado con gran poder antioxidante2.

Origen: El aceite de oliva se obtiene mediante trituración de la oliva, prensado de la pasta resultante y centrifugación del líquido para separar el aceite de la parte acuosa.

Usos tradicionales: En la cultura egipcia y romana aparecen multitud de referencias arqueológicas a los productos creados con aceite de oliva y sus beneficios. Los atletas lo utilizaban para proteger su piel del sol y el calor. Los gladiadores se untaban la piel con aceite para ser más resbaladizos y flexibles. Los griegos eran los principales elaboradores de los ungüentos perfumados de aceite de oliva y los exportaban al resto del Mediterráneo.

El aceite de oliva ha estado presente en bálsamos, ungüentos, para quemaduras, durezas de la piel, otitis, heridas, torceduras y luxaciones.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar